Cuidado bucal durante el embarazo | Farmacias Gi | Tu experto en genéricos

Cuidado bucal durante el embarazo Regresar

Cuidado bucal durante el embarazo
Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo son los responsables de la modificación del cuerpo de la madre, y la cavidad bucal no es la excepción. El cuidado dental de las embarazadas requiere una atención especial, retrasándose ciertos procedimientos terapéuticos. La aplicación de la odontología preventiva irá enfocada al cuidado pre y postnatal.
Los dientes, los tejidos de soporte-sostén y la mucosa oral pueden verse afectados por los cambios que se dan durante el embarazo, lo que hace necesario el cuidado bucodental en la mujer embarazada.
Alteraciones más frecuentes
• Gingivitis (más frecuente en el segundo trimestre).
• Granuloma del embarazo (pequeño tumor en la encía).
• Enfermedad periodontal.
• Caries dental.
• Erosión del esmalte.
• Cambios en la composición de la saliva.
A pesar de que estos cambios fisiológicos ocurren en todas las embarazadas, no todas presentan las alteraciones descritas. Existe una predisposición genética individual de padecer o no ciertas enfermedades.
Al embarazo suelen acompañarle alteraciones en el estilo de vida: sueño constante, disminución del cepillado ligado o no a la presencia de náuseas y vómitos (debido al aumento de gonadotropina en el primer trimestre), incrementándose los depósitos de placa en la superficie dentaria. Los ácidos gástricos que están presentes en el vómito erosionan la superficie del esmalte de los dientes, siendo más comúnmente afectados los dientes anteriores
Recomendaciones para llevar en casa
• Cepillado constante (enfocándose más en las caras palatinas de los dientes, ya que son las que se erosionan más con la presencia de vomito).
• Cepillado inmediato después del vómito.
• Uso de hilo dental.
• Utilizar enjuagues bucales con flúor.
• Beber mucha agua.
• Masticar chicles libres de azúcar.
• Modificar la dieta evitando los alimentos altos en carbohidratos y azúcares.

Es importante que la futura mamá asista a las consultas con el dentista como mínimo cada mes, o incluso en lapsos más cortos, dependiendo de las características bucales que presente para:
 Instruirla sobre la importancia de los autocuidados relacionados con la higiene oral de su boca.
 Explicarle qué puede observar en su boca y qué medidas debe tomar para mejorar la gingivitis y evitar que ésta se vea agravada por una reducción en los hábitos higiénicos.
 Informarle en cuanto a sus posibles cambios en hábitos dietéticos y el papel que éstos pueden jugar en la aparición de nuevas caries o en la progresión de las existentes e instruirla en cuanto a las medidas que pueden permitirle evitar esta situación.
 Que conozca que, si consigue una situación de niveles bajos de bacterias cariogénicas en su boca, eso implicará un menor riesgo de caries de su hijo.