fbpx

Cuidados del recién nacido

Muchos padres primerizos pueden sentir temor sobre cómo cuidar a su bebé, sobre todo en sus primeros días de vida. Sin embargo, existen algunas pautas que se pueden aprender de manera sencilla y que, seguramente con el paso de los días, podrán enfrentarse a esta tarea con más seguridad y confianza.

 

Cambio del pañal

  • Se recomienda utilizar agua tibia y algodón (para recién nacidos de piel sensible) o toallitas limpiadoras húmedas.
  • Limpia suavemente las partes íntimas de adelante a atrás para evitar infecciones en el aparato urinario.
  • Levanta las piernas del pequeño para acceder mejor a sus partes íntimas (ano y genitales). Para ello, cogemos con una mano sus pies y lo elevamos ligeramente de modo que podamos sacar el pañal cómodamente.
  • Limpiar los pliegues que se forman entre los muslos y las nalgas para evitar que queden restos de heces. En las niñas, limpia delicadamente entre los labios o incluso en el interior de la vagina. Sin dejar que queden húmedos los pliegues aplica la crema protectorapara prevenir irritaciones y dermatitis.

 

El baño del bebé

 

  • Nunca debes descuidar ni por un segundo al recién nacido, porque podría sufrir algún accidente.
  • Mide la temperatura del agua (36,5 y 37 °C), ya que la piel del bebé es mucho más sensible a los cambios de temperatura.
  • Usa sólo jabón neutro.
  • Evita las corrientes de aire.
  • Prepara con anticipación todos los accesorios que utilizarás durante y después del baño.
  • Al momento de secarlo, asegúrate que no quede humedad entre los pliegues.
  • Sujeta firmemente al bebé mientras lo bañas para evitar que se resbale y aportarle seguridad.

 

El cordón umbilical

  • Limpiar la zona del cordón con agua tibia y jabón neutro. Posteriormente secarlo bien.
  • Se puede ayudar a mantener seco el cordón con una gasa limpia y seca que lo envuelva, sustituyéndola constantemente.
  • Cambiar frecuentemente el pañal del bebé.
  • Acudir al pediatra si se presenta enrojecimiento o inflamación de la zona del ombligo, cordón húmedo con secreción amarilla maloliente, sangrado o retraso en la caída del cordón después de los 15 días de vida.

Buen fin

¡Aprovecha!