fbpx

El sexo durante el embarazo

El sexo es un aspecto sano de la relación afectiva que mantienes con tu pareja. Pero ¿está bien tener relaciones sexuales cuando estás embarazada? Para la mayoría de las mujeres, el sexo no implica riesgos durante el embarazo.

Si tu embarazo es sano, tú y tu pareja pueden tener relaciones sexuales. ¡No le pasa nada al bebé!, ya que el líquido amniótico del útero ayuda a protegerlo. Sin embargo, si tienes alguna complicación, consulta con tu ginecólogo para que te indique si es conveniente tener actividad sexual. Es normal tener algún dolor abdominal y manchado después del acto sexual; además, el tener un orgasmo puede causar dolores abdominales.

Señales de alerta

  • Dolor durante el coito sexual.
  • Sangrado intenso.
  • Pérdida de líquido amniótico o dolores abdominales fuertes que no desaparecen después de las relaciones sexuales.

Evita el sexo riesgoso

Aunque las relaciones sexuales son seguras para la mayoría de las mujeres durante el embarazo, es importante protegerte contra las ITS (infecciones de trasmisión sexual), ya que pueden ocasionar problemas para tu bebé durante el embarazo y el parto. Se recomienda durante el embarazo tener relaciones sexuales únicamente con una persona que, a su vez, no tenga otras parejas sexuales.

Cambios comunes en el deseo sexual durante el embarazo

Durante el embarazo puede cambiar tu interés en el sexo y tu deseo sexual (también llamado libido). Los niveles hormonales que aumentan o disminuyen y otros cambios en tu cuerpo pueden afectarte.

Primer trimestre. Los niveles hormonales cambiantes a principios del embarazo y los cambios en tu figura tal vez te hagan sentir sexy. Pero esos cambios también pueden dar lugar a malestares del embarazo que quizás te hagan perder el interés en el sexo, como sentir cansancio, tener náuseas y vómitos, dolor en los senos y necesidad de ir al baño con frecuencia.

Segundo trimestre. Es posible que te sientas mejor durante este periodo. Tu abdomen está creciendo, pero todavía es pequeño como para tener relaciones sexuales cómodamente. En efecto, tal vez sientas el deseo de tener relaciones sexuales con más frecuencia que en el pasado.

Tercer trimestre. Hacia el final del embarazo, tal vez no sientas tanto interés por el sexo. A medida que te crezca el abdomen, quizás te resulten incómodas algunas posiciones sexuales.

También puedes sentir menos interés en el sexo porque estás pensando más en el parto y en tener a tu bebé. Es normal sentir esas emociones. Tú y tu pareja pueden demostrarse afecto e intimidad, aunque no desees tener relaciones sexuales. Para mantener la conexión, habla de tus necesidades de manera abierta y afectiva.

Después del parto

Es mejor esperar hasta después del chequeo posparto (alrededor de seis semanas después de dar a luz) para tener relaciones sexuales otra vez. Usa un anticonceptivo confiable y habla con tu médico para que te recomiende el adecuado si estás dando pecho.