La importancia de la nutrición en los primeros 1000 días de vida | Farmacias Gi | Tu experto en genéricos

La importancia de la nutrición en los primeros 1000 días de vida Regresar

Los alimentos durante el embarazo y los primeros dos años de un bebé impactan su vida de adulto

Si eres de talla baja y acumulas fácilmente grasa abdominal, tal vez se deba a que durante tus primeros mil días de vida no obtuviste una óptima nutrición, que te permitiera crecer más alto y evitar esa “pancita” durante tu adultez.

Los 270 días del embarazo
La nutrición durante la gestación tiene una estrecha relación con el futuro de ese ser, puesto que todo aquello que ingiera la mujer embarazada alimentará a su pequeño en el vientre, pero también lo condicionará para la futura selección de sus alimentos.
Es decir, si la mujer embarazada se alimentó con una dieta saludable, suficiente y variada, su hijo nacerá con buen peso y talla, pero también comenzará a formar los hábitos alimentarios perdurables.
En cambio, si la mujer se alimentó de forma deficiente, su hijo tendrá talla baja no solo al nacer sino también durante el resto de su vida, puesto que la mala nutrición de su madre lo hace más sensible a la elección de alimentos poco sanos durante su madurez.

Los primeros 730 días tras el nacimiento
Al llegar el embarazo a término, y tras el nacimiento del bebé, la nutrición del recién nacido seguirá impactando su futuro. Por ello, es fundamental que la madre brinde los siguientes alimentos:

La leche materna
Es única e irremplazable debido a que suministra todos los nutrientes que garantizaran un desarrollo adecuado. La Organización Mundial de la Salud la recomienda durante los dos primeros años de vida, pero de forma exclusiva únicamente hasta los primeros seis meses de vida, después se brindarán alimentos complementarios.
La leche materna brinda las cantidades adecuadas y suficientes de carbohidratos, proteínas y grasa. Incluso, proporciona proteínas digestivas (para una óptima flora intestinal y del colon), minerales y vitaminas. Así como también tiene anticuerpos que ayudan a evitar un sinnúmero de enfermedades.

Alimentos complementarios
A partir de los seis meses de edad se recomienda brindar al bebé alimentos complementarios como papillas de verduras y frutas, que no contengan azúcar o sal añadidas ni conservadores.
La carne también es importante porque brinda las proteínas necesarias para alcanzar un óptimo desarrollo físico y cogntivo. El pollo, res, cordero y pavo son buenas opciones para iniciar, incluso pueden combinarse con las verduras, solo cuando el pediatra así lo indique.
Los cereales, leguminosas y otros grupos de alimentos también ayuda a darle variabilidad a la dieta del pequeño.

Adiós a productos chatarra
Los productos procesados como: frutas en almíbar, jugos envasados, leches azucaradas, bebidas gaseosas, así como empanizados o capeados (como los nuggets) no se deben ofrecer a los niños.

Entresacado
28 de mayo se celebra mundialmente el Día de la Nutrición

Cifra
Durante los primeros 1000 días de vida el cerebro genera hasta 12 mil conexiones neuronales por segundo

20% de las mujeres embarazadas en México tienen anemia

Recuadro
¡Cuidado con la desnutrición infantil!
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018 había:
1.9 millones de infantes menores de 5 años desnutridos
La desnutrición crónica genera:
1. Susceptibilidad a las infecciones
2. Retardo en el crecimiento físico y desarrollo cognitivo
3. Menor rendimiento escolar
4. Incremento para desarrollar enfermedades crónicas como: diabetes, hipertensión y enfermedad coronaria a lo largo de la vida.

Con información: Javier Sánchez Nava, neonatógolo, presidente del Colegio de Pediatría de la Ciudad de México/ Instituto Nacional de Salud Pública