fbpx

¡Alerta con el trastorno obsesivo compulsivo!

Autor: Dr. Roberto Miranda Camacho, Psiquiatra
Móvil: 554126-2233
Consultorio: 5574-1387
E-mail: rrrmirandaayahoo.com

Un TOC (trastorno obsesivo compulsivo) se caracteriza por tener un patrón de pensamientos y miedos irracionales que generan comportamientos repetitivos que interfieren en las actividades diarias y causan mucha angustia.

Todos tenemos preocupaciones, y mucha gente practica ciertos rituales o rutinas que sigue diariamente. Por ejemplo, los padres primerizos pueden temer constantemente por el bienestar de sus bebés; si el niño se enferma, dejan todas las demás actividades de lado para cuidarlo. Las personas rutinarias pueden almorzar, comer o cenar e irse a dormir todos los días exactamente a la misma hora. Mientras estos patrones de comportamiento satisfagan las necesidades de los individuos que los realizan, sin perturbarles la vida, son considerados simplemente como rasgos del temperamento o formas de ser.

Se consideran en este tipo de enfermedad al trastorno de dismorfia corporal, caracterizado por preocupaciones por uno o más defectos o imperfecciones percibidas en el aspecto físico que no son observables o parecen sin importancia a otras personas; trastorno de acumulación, implica una dificultad persistente de deshacerse o renunciar a las posesiones independientemente de su valor real; tricotilomanía, es un trastorno que consiste en arrancarse el pelo; trastorno de excoriación, rascarse la piel.

OBSESIONES

Las obsesiones del TOC son pensamientos, impulsos o imágenes repetidos, persistentes e indeseados, que son invasivos y provocan angustia o ansiedad. Se podría intentar ignorarlos o deshacerse de ellos poniendo en práctica un ritual o comportamiento compulsivo. En general, estas obsesiones invaden a las personas cuando intentan pensar o hacer otras cosas.

  • Miedo a contaminarse por tocar objetos que han tocado otros.
  • Estrés intenso cuando los objetos no están ordenados u orientados de una determinada manera.
  • Imágenes indeseadas e incómodas en las que se lastiman o se causa daño a otros.
  • Pensamientos sobre gritar obscenidades o actuar de manera inadecuada, los cuales son indeseados e incomodan.
  • Evasión de situaciones que pueden desencadenar obsesiones, como dar la mano o angustia acerca de imágenes sexuales desagradables que se repiten en la mente.

COMPULSIONES

Son comportamientos repetitivos que, cuando no se cumplen, provocan episodios ansiosos severos. Estos comportamientos repetitivos o actos mentales (cerebrales) tienen como fin prevenir o reducir la ansiedad relacionada con las obsesiones o evitar que suceda algo malo. Sin embargo, involucrarse con las compulsiones no genera placer y puede aliviar la ansiedad solo temporalmente.

Las personas pueden establecer reglas o rituales que ayuden a controlar la ansiedad cuando se tenga pensamientos obsesivos. Estas compulsiones son excesivas y, a menudo, no están relacionadas de manera realista con el problema que se intenta solucionar.

  • Lavado de las manos con jabón e incluso con desinfectantes hasta que la piel queda en carne viva.
  • Verificación reiterada de que las puertas están con llave y si tienen otro tipo de aseguramiento, que se encuentre adecuadamente cerrados.
  • Realizar conteos siguiendo determinados patrones.
  • Repetir en voz baja una plegaria, una palabra o una frase.
  • Ordenar las cosas de modo que estén de una manera predeterminada, según los criterios del afectado.

Generalmente el TOC se considera un trastorno crónico, puede tener síntomas leves a moderados, o puede ser tan grave y prolongado que incapacita a las personas para llevar una vida social, familiar y laboral normal. El tratamiento puede variar desde una terapia cognitiva-conductual, confrontativa e incluso con psicofarmacoterapia de acuerdo con la severidad del caso. Actualmente se cuenta con medicamentos bastante eficaces y efectivos que pueden resolver el TOC de manera pronta y, en ocasiones, definitiva.