fbpx

Aprende a vivir con párkinson

Se considera que la enfermedad se presenta de 150 a 200 casos por 100 mil habitantes por año en diversas partes del mundo; en México, 50 de cada 100 mil habitantes pueden padecerla.

Cuando a una persona le diagnostica el neurólogo la enfermedad de Parkinson, por su cabeza y por la de sus familiares surgen miles de preguntas: ¿Qué me pasa? ¿Me moriré por esta enfermedad? ¿Es contagiosa? ¿Cómo evolucionaré? ¿Por qué a mí? ¿Cómo afectará a mi familia? ¿Acabaré en una silla de ruedas? ¿Podré cuidar de él?

Ante este hecho, el especialista sugiere aceptarlo y asumirlo, aprender lo antes posible a vivir con él, de forma que se siga teniendo la mayor autonomía y libertad posibles.

TEXTO

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por la falta de producción de una sustancia química en el cerebro llamada dopamina, la cual es responsable de ayudar a los movimientos del cuerpo y de regular el estado de ánimo de una persona.

Existen algunos signos y síntomas tempranos que pueden ayudar a reconocer la enfermedad. Si tienes más de uno es recomendable acudir con el médico, ya que el diagnóstico temprano puede ayudar a tener una vida más larga y saludable.

  • Temblores o contracciones en las extremidades.
  • Cambio radical y repentino en la forma o el tamaño en que escribes.
  • Pérdida del olfato
  • Los movimientos repentinos durante el sueño profundo.
  • Dificultad al caminar o moverse (rigidez en cuerpo, brazos o piernas).
  • Estreñimiento.
  • Cambios en el volumen de la voz (más baja).
  • Mareo o desmayo.
  • Encorvamiento de la espalda.

¿Qué hacer ante el diagnóstico?

  • Aunque no se trata de una situación fácil, se recomienda mantener una actitud activa y positiva ante la enfermedad.
  • Ni el paciente ni el familiar deben enfrentarse al párkinson, sino que deben adaptarse a él.
  • Los pacientes pueden aprovechar los momentos buenos para realizar aquellas actividades que pueden resultar algo más complicadas.
  • En los momentos en los que los síntomas son más notables es mejor no estresarse para no exacerbarlos todavía más.

Tratamiento

Actualmente NO hay tratamientos que curen la enfermedad de Parkinson regenerando las neuronas afectadas. Sin embargo, hay algunas alternativas que reducen los síntomas y frenan su progresión como la fisioterapia y terapia ocupacional, consumo de fármacos, y estimulación cerebral profunda.  

Apoyo emocional

En la etapa inicial de la enfermedad de Parkinson los pacientes necesitan apoyo emocional y comprensión de la familia. Esto también forma parte del cuidar. El cuidado ideal de los afectados suele ser el ofrecido por la propia familia.

Debemos evitar la sobreprotección y no suplirle en lo que él pueda hacer. Y en cuanto al cuidador, hay que cuidar de uno mismo para poder cuidar de los demás. No olviden que el párkinson afecta tanto al paciente como a la familia que convive con él y por eso el cuidador está en el derecho de reclamar también cuidados. Busquen el apoyo familiar y acepten ayuda.

Vida social
Está demostrado que una vida social activa mejora el estado psicológico del paciente y favorece su bienestar. No deben esconderse de los demás, ni temer encontrarse con sus amistades de siempre. Si no se puede salir a la calle por determinados motivos, plantéense, por ejemplo, una vida social en casa, promuevan visitas, organicen actividades, hagan viajes, ejercicio, etc.

Para conocer más, puedes visitar la página de la Asociación Mexicana de Parkinson. http://ampac.org.mx