Diabetes mellitus infantil | Farmacias Gi | Tu experto en genéricos

Diabetes mellitus infantil Regresar

Yuliana Guadalupe Fernández Nicoli
Yuli.fernandez.nicoli93ågmail.com
99-3176-8177

Diabetes mellitus infantil
El 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes con el propósito de recordarnos que la incidencia de esta grave afección va en aumento y continuará esta tendencia a no ser que emprendamos acciones desde ahora para prevenir este crecimiento. Reúne a millones de personas en más de 160 países para aumentar la concienciación sobre esta enfermedad, incluyendo niños y adultos afectados por la diabetes, profesionales sanitarios, individuos con poder de decisión en materia sanitaria y los medios de comunicación.
La diabetes mellitus es una de las patologías crónicas más frecuentes de la edad pediátrica. Aunque la mayoría de las veces la diabetes en los niños se presenta de manera súbita, hay algunos casos en los que puede pasar tiempo antes de que se desarrolle, por lo que es importante conocer los síntomas y su método de diagnóstico.
Tipos de diabetes
Existen varios tipos de diabetes, pero las más comunes son las llamadas diabetes tipo 1 y tipo 2. Ambas formas pueden ocurrir a cualquier edad, pero un niño tiene más probabilidad de recibir un diagnóstico de diabetes tipo 1.
• La diabetes tipo 1 es causada por una producción inadecuada del páncreas de la hormona insulina. Cuando esto sucede, el cuerpo no puede metabolizar el azúcar de forma adecuada lo que conlleva a que se almacene en el torrente sanguíneo; estos azúcares (glucosa) no pueden ser usados por el cuerpo y se expulsan por la orina.
• La diabetes de tipo 2 se ha considerado una enfermedad exclusiva de los adultos. Sin embargo, en la última década ha habido un incremento llamativo de su incidencia en la edad pediátrica, sobre todo en adolescentes. Este crecimiento ha sido paralelo al aumento en la prevalencia de la obesidad en la infancia. La insulina producida es poco activa y cada vez se debe producir más cantidad para conseguir el mismo efecto.

Síntomas
Los síntomas principales para la sospecha de la diabetes pueden aparecer a lo largo de días o semanas. Entre los principales se pueden mencionar:
• Aumento de sed.
• Mucha hambre.
• Orinar frecuentemente.
• Visión borrosa.
• Dolor abdominal.
• Mal aliento.
• Peso bajo.
• Fatiga.
• Exceso de sueño.
• Fiebre.
• Náusea y vómito.
La mayoría de los niños con diabetes mellitus tipo 1 suelen debutar o presentar síntomas con un estado conocido como cetoacidosis diabética en el cual, además de los niveles elevados de glucosa, se encuentran moléculas llamadas cetonas. Lo que lleva a una sintomatología agravada de la diabetes.
Es importante realizar pruebas complementarias de laboratorios para su diagnóstico definitivo, como medir la glucosa en sangre (preferible en ayuno) a través de un examen llamado química sanguínea, así también puede utilizarse la medición de hemoglobina glicosilada en sangre, examen general de orina, y otros estudios específicos en caso de sospecha de una diabetes de origen genético.
¿Qué hacer ante un diagnóstico positivo de diabetes en tu hijo?
Lo principal es llevar a tu hijo con un profesional capacitado para que pueda recibir tratamiento correcto y oportuno de su diabetes y así poder evitar complicaciones.
El tratamiento se basa en el tipo de diabetes diagnosticado por el médico, que puede ser desde fármacos tomados por vía oral que ayuden a reducir los niveles de azúcares (conocidos como hipoglucemiantes), así como de la administración de la insulina.
Cabe destacar que la diabetes es una enfermedad que en la actualidad no tiene cura por lo que sus tratamientos suelen ser de por vida y aunque suene algo trágico, se puede tener una buena calidad de vida con diabetes si se tienen hábitos de una dieta saludable, realización de ejercicio y llevando un control adecuado de la enfermedad.
¿Cómo pueden ayudar los padres a su hijo con diagnóstico de diabetes?
Apoya a tu pequeño a que gradualmente se haga responsable de controlar su diabetes con la adecuada toma o administración de sus medicamentos mientras alcanza su independencia.
Los niños mayores de 7 años, por lo general, cuentan con destrezas motoras suficientes para poder empezar a aplicarse sus propias inyecciones de insulina con la supervisión de sus padres. Pueden de igual manera, revisar los niveles de azúcar en la sangre varias veces al día, utilizando tiras reactivas tratadas químicamente que ayudan a medir la azúcar a través de un dispositivo llamado glucómetro, esto mediante la toma de una pequeña cantidad de sangre del dedo y llevando un control de sus glucosas capilares con las pautas que su médico recomiende.
Fomenta buenos hábitos para controlar la diabetes. Muchos centros de salud cuentan con grupos activos de promoción a la salud en los cuales los padres de niños con diabetes se pueden reunir para hablar sobre inquietudes comunes. Pídele una recomendación a tu médico.