fbpx

El cuidado de los dientes en pacientes con diabetes

La diabetes mellitus es un desorden metabólico caracterizado por un aumento anormal de la cantidad de glucosa en sangre de manera crónica, acompañado de una alta o baja alteración en el metabolismo de los carbohidratos, lípidos y proteínas. Se conoce como una epidemia global y al menos 12 millones de mexicanos padecen diabetes y la mayoría sin saberlo, reporta la Organización Mundial de la Salud en 2019, cifras que han ido en aumento año con año.

 

La diabetes mellitus conduce a múltiples complicaciones que aumentan cuando el control glicémico del paciente es inadecuado. Esto hace que la gestión y la prevención sean importantes. Se ha demostrado que la diabetes existe en una relación bidireccional con la enfermedad periodontal y puede conducir a otras patologías orales. Por esta razón, los médicos y el dentista deben estar atentos a las diversas manifestaciones orales de la diabetes para hacer un diagnóstico temprano.

Al igual que muchas enfermedades, la diabetes se manifiesta de manera clara en la boca, y algunas de las características más comunes son:

  • Boca seca.
  • Aliento cetónico (similar a fruta en estado de descomposición).
  • Inflamación de la encía (gingivitis y periodontitis).
  • Alteraciones en el gusto.
  • Sensación dolorosa y persistente en los tejidos de la boca.
  • Lengua fisurada.
  • Movilidad dental (provocada por la periodontitis).
  • Mayor incidencia de infecciones.

Debido a que con la diabetes ocurre una destrucción acelerada de los tejidos, se requiere una pronta atención en las infecciones orales, sobre todo si hay un desequilibrio metabólico. Así como la comunicación constante entre dentista y médico que esté atendiendo la enfermedad, para poder tener el mejor control y resultados para el bienestar del paciente.

Se tiene que llevar a cabo tratamientos indicados, así como dar herramientas de prevención a los pacientes, como son:

 

  DENTISTA PACIENTE
  Limpiezas constantes (terapia periodontal). Llevar a cabo la dieta adecuada.
  Revisiones periódicas. Control glicémico en casa.
  Tratamientos restaurativos. Uso de pastas fluoradas.
  Tratamiento con medicamentos para eliminación de infecciones orales. Utilizar humectantes orales.
    Uso de hilo dental.
    Cepillado dental siempre después de cada comida.
    Masticar chicles sin azúcar.

 

    Tomar agua con frecuencia.

 

La completa comprensión y conciencia de las características, formas de manifestarse, evolución y tipos de infecciones relacionadas con la diabetes por parte del médico y el dentista, son esenciales para optimizar la atención de los pacientes diabéticos.