Enfrenta el miedo al cambio | Farmacias Gi | Tu experto en genéricos

Enfrenta el miedo al cambio Regresar

Dra. Hanae Beltrán Nishizawa

[email protected]

WhatsApp 5510272856

 

Los cambios son difíciles, pero no olvidemos que gracias a ellos nuestro costal de fortaleza crece.

Abordar el tema del miedo al cambio es importante debido a que, en ocasiones, nos aferramos a seguir en algún lugar, un trabajo o una relación sentimental pese a que nuestra misión se ha terminado. Por alguna extraña razón seguimos insistiendo en mantenernos en ese lugar o a lado de esas personas, no importando la factura que se deba pagar, como el sufrimiento, la amargura, el rechazo, los golpes a la autoestima y al autoconcepto.

TEXTO:

La pregunta que seguramente está en sus mentes es: ¿por qué nos cuesta tanto trabajo movernos, soltar, empezar de nuevo, cambiar…?

Pues bien, las respuestas no son tan simples como nos gustaría escuchar, ya que intervienen varios factores:

  • Los estilos de personalidad son determinantes para poder establecer estrategias positivas de afrontamiento ante los cambios. Un estilo de personalidad marca una tendencia en la persona por actuar o pensar de determinada forma y ante ciertas situaciones.
  • Las experiencias pasadas, es decir, qué tan frecuente en nuestra historia de vida nos hemos sometido a cambios, por ejemplo, de escuela, casa o trabajo.
  • La confianza que tenemos sobre nosotros mismos. El saberse con la fortaleza, inteligencia y capacidad de adaptación nos permite conciliar mejor los cambios.
  • La espiritualidad, ya que en ocasiones nuestras creencias o ideologías nos hacen pensar que los cambios se deben vivir como castigos o consecuencias negativas, cuando sería más sencillo entender que la vida tiene un rumbo y, por más que queramos controlarlo, será más difícil tener una actitud flexible de modificación a la manera en la que hemos ido interpretando nuestra realidad.

Ahora vemos que existen muchos factores que están involucrados en sentir incertidumbre, ansiedad, molestia, angustia e, incluso, terror por no querer adaptarnos al cambio.

UN CAMINO DE APRENDIZAJES

Es importante que, para tener una mejor adaptación a la naturaleza del cambio, comencemos por entender que la vida no es buena o mala, según nos vayamos portando, la vida tiene un camino lleno de aprendizajes que generalmente vienen materializados en cambios y si nos resistimos a atravesarlos eso no evitará el sufrimiento, al contrario, debemos practicar poco a poco el desapego sobre lo que nos rodea. Para que sea más claro entenderlo voy a poner un ejemplo:

Imaginemos a una mujer que le cuesta trabajo soltar su empleo que ha tenido durante más de 20 años: ese lugar le dio tranquilidad, estabilidad, ha ganado experiencia y, sobre todo, le da certeza en su historia. Ahora ha cumplido la edad para poder jubilarse y dentro de sus grandes metas en su libro de vida siempre ha sido tener un pequeño restaurante de comida mexicana. Año con año se repetía que, cuando ese sueño tocara la puerta, lo cumpliría al momento de jubilarse. Y como no hay fecha que no se cumpla, la vida le está dando la oportunidad de cumplirlo; sin embargo, ahora está aterrada de hacer ese gran cambio, dejar la certeza, la experiencia y, sobre todo, la estabilidad económica. ¡Vaya que tenemos un gran dilema dentro de nuestro ejemplo! ¿no?

Pues bien, si queremos dar algunas estrategias frente al cambio que la protagonista de nuestra historia vive, empezaríamos por explicarle que todo en la vida tiene un ciclo y que es contra natural romper su estructura. Sería como pensar que sólo hubiera verano o que el sol nunca desapareciera, los ciclos son necesarios y debemos aceptarlos naturalmente para que la vida siga su tendencia. ¿Se imaginan que nunca envejeciéramos? Imposible y triste ¿no?, pues nunca ganaríamos la experiencia y madurez que nos dan los años.

CIERRA CICLOS

Lo primero que se tiene que hacer es entender los eventos de la vida como ciclos que debemos cerrar en el momento adecuado, justo para dar paso a nuevas generaciones que puedan ofrecer otras maneras de hacer las cosas. Así como confiar en la sabiduría universal, pues al iniciar un nuevo proyecto muy deseado nada podría salir mal en él, ya que se ha sazonado lo suficiente para disminuir los márgenes de error.

 

¡Sigue adelante!

Ahora, es importante entender que siempre hay tiempo para comenzar, cada día es una nueva oportunidad de hacerlo, pues lo único que nos puede detener es la muerte.

Para vivir un cambio la respuesta es tomar los miedos que sentimos y sujetarlos bien de la mano para atravesar la experiencia, claro con ellos, pero sin dejar de avanzar con ese sueño, cuando menos creamos ellos se habrán hecho nuestros aliados. ¡Enfrentar el cambio, con miedo, pero enfréntalo!

Analiza esta historia y piensa: ¿Cuál es el cambio que tanto temes? ¿Cuál es el siguiente ciclo que debes cerrar? ¿Qué acciones debes enfrentar para lograr lo que tanto deseas? Realiza una lista y define cuál es tu prioridad, empieza por aceptar que los cambios siempre serán retos complejos, pero son el inicio de una nueva aventura.

Por último, una recomendación muy útil es siempre agradecer a las personas, trabajos, situaciones, todo aquello que hemos aprendido y que gracias a ellos tenemos la fuerza interior para cambiar.

Porque el dolor no tiene horario, pide ayuda las 24 horas los 365 días del año.