fbpx

Histerectomía: extirpación del útero

En el útero, ese órgano de apenas unos ocho centímetros de tamaño, se esconde el sorprendente acto de la gestación. Es allí donde se aloja todo ser humano que ha estado en este mundo. Sin embargo, en ocasiones suele jugarles una mala pasada a las mujeres y termina convirtiéndose en un serio problema de salud.


Salud del útero

El bienestar del útero se refleja en las menstruaciones regulares, es decir, alrededor de cada 28 días y con una duración no mayor a cinco días. Puede haber una pequeña alteración en la duración, un poco más largas o un poco más cortas.

El mayor signo de alarma en la salud del útero es la cantidad del flujo sanguíneo en la menstruación: que dure cinco días, ocho o diez, o todo el mes, con muchos coágulos.

El segundo signo de alarma, que es menos frecuente, es el dolor pélvico, que no es originado en el útero, pero en el examen clínico uno se puede encontrar que éste órgano tiene un tamaño aumentado.

Y, como enfermedades propias del útero el problema más común son los miomas, que en algunas mujeres causa dolencias, pero en otras no.


Otros casos son las pacientes con hemorragias uterinas anormales, persistentes, que llevan a casos de anemia, y las mujeres con endometriosis.

Existen varias alternativas para tratar los problemas de salud del útero como los ejercicios de Kegel, medicamentos, cirugías o la histerectomía.

Histerectomía

Es una cirugía mayor, que en ciertos casos puede ser médicamente necesaria, como en el caso de un sangrado profuso y prolongado o de ciertos tipos de cáncer.

Tipos de histerectomía

  • Abdominal subtotal: se denomina así cuando solo y exclusivamente se lleva a cabo la extirpación del útero.
  • Abdominal total: cuando se extirpa el útero, incluyendo también el cuello uterino.
  • Abdominal radical: cuando se realiza la extirpación del útero, el cuello uterino, la parte más alta de la vagina y el conjunto de ganglios y conductos linfáticos que lo rodean. Este tipo de histerectomía se suele llevar a cabo para tratar algunos cánceres del cuello uterino.
  • Total con doble anexectomía: cuando además de todo lo anterior, se lleva a cabo la extirpación de las trompas de Falopio.

Mitos y realidades de la histerectomía

Mito

La histerectomía produce depresión.

Realidad

Las mujeres no tienen una mayor tasa de depresión tras la histerectomía. La depresión es una enfermedad seria y si aparece requiere una evaluación médica apropiada y un tratamiento específico.

Mito

Tras la histerectomía el sexo deja de ser placentero.

Realidad

Si la vida sexual antes de la histerectomía es satisfactoria, probablemente seguirá siéndolo. Puede incluso mejorar al no requerir utilizar más un método anticonceptivo. Si se extirpan los ovarios, puede aparecer un descenso por el interés sexual, que es relativamente común. Existen múltiples factores implicados en la sexualidad y que hay que analizar ante una disminución de la libido.

Mito

La histerectomía aumenta el crecimiento del vello facial.

Realidad

El problema del hirsutismo no se debe a la intervención en sí, sino a la alteración de las hormonas que ocurren con la menopausia. Existen tratamientos eficaces para el excesivo crecimiento del vello facial, independientemente de su causa.

Mito

La histerectomía causa menopausia precoz.

Realidad Solamente si también se extirpan los ovarios.

Ofertas

Proximamente

Proximamente las mejores ofertas