fbpx

¿Sabes que son los trastornos de personalidad?

Autor: Dr. Roberto Miranda Camacho, Psiquiatra

Móvil: 554126-2233

Consultorio: 5574-1387

E-mail: rrrmirandaayahoo.com

La personalidad está constituida por un conjunto de rasgos que nos definen y nos hacen diferentes de los demás (incluyendo los rasgos culturales, sociales, económicos y políticos, entre otros). De esta manera, con personalidad nos referimos a esa realidad invisible que nos lleva a comportarnos a todos de manera diferente.

Pero esa personalidad que somos puede tomar caminos imprevistos e indeseables. Entonces se gestan los trastornos de la personalidad, lo cual vendría siendo una alteración que se instaura en nuestra propia esencia, en nuestra propia identidad.

La definición de trastornos de personalidad más reciente (de acuerdo con el Manual de Diagnóstico y Tratamiento DSM-5) afirma que es: “un patrón perdurable de comportamiento y experiencia interior que se desvía notablemente de las expectativas de la cultura del individuo, es penetrante e inflexible, tiene su comienzo en la adolescencia o la adultez tempranas, es estable con el paso del tiempo e induce al distress o el deterioro”.

Los trastornos de la personalidad se clasifican en cuatro grupos: A, B, C y D.

Grupo A

Trastorno de personalidad paranoide

  • Desconfianza y suspicacia intensa frente a los demás.
  • Preocupación con dudas injustificadas acerca de los aspectos afectivos de las personas cercanas.
  • Poca disposición a confiar en los demás.
  • Rencor persistente.
  • Percepción de ataque reaccionando con enfado.

Trastorno de personalidad esquizoide

  • Hay un gran desapego en las relaciones sociales.
  • Poca variedad de expresión de las emociones interpersonales.
  • No desea ni disfruta las relaciones íntimas.
  • No tiene amigos íntimos ni confidentes.
  • Emocionalmente es frío, con desapego y sin afectividad.

Trastorno de personalidad esquizotípica

  • Malestar agudo y poca capacidad para las relaciones estrechas.
  • Creencias extrañas o pensamientos mágicos.
  • Ideas paranoides.
  • Afecto inapropiado o limitado.
  • Comportamiento o aspecto extraño, excéntrico o peculiar.

Grupo B

Trastorno de la personalidad antisocial

  • Incumplimiento de las normas sociales.
  • Engaño que se manifiesta por mentiras repetidas.
  • Irritabilidad y agresión que se manifiesta por peleas o agresiones físicas y verbales.
  • Desatención imprudente de la seguridad propia y la de los demás.
  • Ausencia de remordimiento que se manifiesta con indiferencia o racionalización del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien, incluso haber matado.

Trastorno de la personalidad límite

  • Se caracteriza por esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado.
  • Las relaciones interpersonales son inestables e intensas.
  • Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas (gastos, sexo, drogas, conducción temeraria, atracones alimentarios, comportamiento y actitud o amenazas recurrentes de suicidio o comportamiento de autolesión o automutilación).
  • Sensación de vacío.
  • Enfado inapropiado e intenso o dificultad para controlar la ira.

Trastorno de personalidad histriónica

  • Predominio de emotividad excesiva y de búsqueda de atención.
  • Se siente incómodo en situaciones donde no es el centro de atención.
  • Comportamiento sexualmente seductor o provocativo inapropiado.
  • Utiliza constantemente el aspecto físico para atraer la atención.
  • Tiene un estilo de hablar que se basa excesivamente en las impresiones y que carecen de detalles.

Trastorno de la personalidad narcisista

  • Predomina el sentimiento de grandeza (en la fantasía o en el comportamiento).
  • Necesidad de admiración y falta de empatía.
  • Tienen sentimientos de grandeza y prepotencia.
  • Está absorto en fantasía de éxito, poder, brillantez, o de amor ideal ilimitado.
  • Cree que es especial y único.

Grupo C

Trastorno de la personalidad evasiva

  • Inhibición social.
  • Sentimientos de incompetencia.
  • Poco dispuesto a establecer relación con los demás a no ser que esté seguro de ser apreciado.
  • Se muestra retraído en las relaciones estrechas porque teme que lo avergüencen o ridiculicen.
  • Le preocupa ser criticado o rechazado en situaciones sociales.

Trastorno de la personalidad dependiente

  • Predomina el exceso de que le cuiden, lo que conlleva un comportamiento sumiso y de apego exagerado y de miedo a la separación.
  • Le cuesta tomar decisiones cotidianas sin el consejo de otras personas.
  • Necesita a los demás para asumir responsabilidades.
  • Tiene dificultad para expresar el desacuerdo con los demás por miedo de perder su apoyo o aprobación.
  • Se siente incómodo o indefenso por estar solo y ser incapaz de cuidarse a sí mismo.

Trastorno de personalidad obsesivo-compulsiva

  • Predomina la preocupación por el orden, el perfeccionismo y el control mental e interzonal a expensas de la flexibilidad, la franqueza y la eficacia.
  • Se preocupa por los detalles, las normas, las listas, el orden, la organización y los programas hasta el punto que descuida el objetivo principal de la actividad.
  • Muestra una dedicación excesiva al trabajo y a la productividad que excluye a las actividades ocio y los amigos.
  • Es demasiado consciente, escrupuloso e inflexible en materia de moralidad, ética o valores.
  • Está poco dispuesto a delegar tareas o trabajo a menos que los demás se sometan exactamente a su manera de hacer las cosas.

Grupo D

Tipo de personalidad debido a otra afección médica

Se denomina a cualquier cambio duradero de la personalidad que se produce como consecuencia de una enfermedad médica. Describe diversos tipos de personalidad: lábil, impulsivo, agresivo, apático, paranoide, otros tipos y mixtos. Las enfermedades que con más frecuencia producen estos cambios son: las neoplasias del sistema nervioso central, la enfermedad de Huntington, la epilepsia, el párkinson, los traumas craneales y las endocrinopatías.

Tratamiento

De manera general, el tratamiento se basa en psicoterapia de diferentes tipos (confrontación, ocupacional, cognitivo-conductual, individual, familiar, de grupo, etc.), además, con el apoyo del médico especialista en psiquiatría, quien debe utilizar toda su experiencia y suministrar una terapia psicofarmacológica que ayude al paciente a atender su situación médica de la mejor manera posible, viable y de apoyo para el desarrollo adecuado (lo más normal posible) dentro de su entorno social.

Ofertas

Proximamente

Proximamente las mejores ofertas